Implante capilar en Bogotá

Qué es el implante capilar en Bogotá

La calvicie, llamada también alopecia, es un problema muy abundante visto tanto en hombres como mujeres, aunque los primeros son muchos más propensos a sufrir cualquier tipo de esta condición. Esto significa la pérdida gradual del cabello sea completa o parcialmente por muchas razones diferentes. Para aquellos que tengan cualquier clase de calvicie, existen varios métodos a los que pueden acudir, uno de ellos, y el más efectivo en total, es el llamado injerto capilar en Bogotá, o trasplante capilar. Un injerto capilar supone una cirugía en la que se reemplaza la zona afectada por la calvicie con una zona donante del mismo paciente, por lo que se reemplazan los folículos de manera que se estimule el crecimiento donde antes había cesado.

Hay muchos factores que se tienen en cuenta al practicar un injerto capital en Bogotá, como la edad del paciente, el estado de su pelo así como la densidad y la zona tanto donante como destino y otros puntos importantes. Primeramente, se debe conocer cuáles son las razones que provocan la calvicie en ambos sexos:

  • Edad: Uno de los signos del envejecimiento es a aparición de canas, dado por la pérdida de melanina en el cabello. Asimismo, las fibras de proteínas que constituyen el pelo van disminuyendo en tamaño además de perder pigmento, por lo que un cabello una vez grueso y oscuro puede convertirse gradualmente en uno delgado y blanco.
  • Estrés: Puede causar hasta tres tipos de calvicie, sea estrés emocional o físico. Usualmente, no produce una pérdida del cabello permanente, pero sí se puede convertir en crónica si no es tratado, por lo que la mejor manera de prevenirlo es controlar el estrés a gran medida.
  • Mala alimentación: Conocida como alopecia por déficit nutricional, es ocasionada debido a la falta de vitaminas y proteínas en la dieta de una persona, por lo que el cabello es incapaz de producir cabellos nuevos de la misma manera. Por esta razón, para tener un cabello sano se recomienda consumir proteínas, verduras, frutas y alimentos específicos como el pescado y el chocolate negro.
  • Pérdida de peso: Si una persona pierde una gran cantidad de peso muy rápido, que usualmente va a la mano con la ya mencionada dieta no adecuada, esto puede generar calvicie, puesto que se sobrepone a un ejercicio intenso constante, en especial aquellos que involucren fuerza, los cuales consumen la proteína del cuerpo, y causan sudoración, que aumenta la grasa en el pelo y, así, su caída.
  • Descuido en el tratamiento del cabello: Esto puede presentarse si una persona maltrata el cabello por tiempos prolongado, con actividades como atarse el pelo con mucha tensión en este muy seguido, causando la llamada alopecia por tracción. También sucede tras el uso de tintes, los cuales debilitan las fibras capilares.
  • Enfermedades: Además de la alopecia como un trastorno individual, esta también puede ser un síntoma o consecuencia de otros. Personas con diabetes pueden experimentar calvicie debido a lo altos niveles de glucosa, interrumpiendo el flujo adecuado de la sangre. También se ve en las personas que sufren de lupus, padecimiento en el cual el cabello se torna más fino y se pierde en mechones. Además, lo medicamentos y tratamientos ante estas enfermedades pueden causar alopecia, nombrando medicinas como antidepresivos, anticonceptivos, betabloqueadores, aniinflamatorios, entre otros; así como tratamientos como la quimioterapia, la cual es conocida por causar hasta pérdida total de cabello, y radioterapias en la cabeza, donde la cantidad de cabello perdido depende de la intensidad de la radiación administrada.

En las mujeres, la alopecia puede surgir por un par de factores:

  • Embarazo: Aunque durante el embarazo se generan hormonas que promueven el crecimiento del cabello, una vez en la etapa post-parto, estas hormonas disminuyen significativamente, por lo que se debilita el cuero cabelludo. La alopecia después del embarazo es muy común y se presenta en una gran parte de las mujeres que hayan dado a luz.
  • Menopausia: Durante esta etapa, el ciclo de vida del cabello se vuelve menor, además de que el organismo libera mayor cantidad de hormonas masculinas, conocidas como hormonas androgenéticas, las cuales influyen grandemente en la pérdida del pelo.

En hombres, la calvicie se presenta mucho más que en las mujeres, y es generada principalmente por la predisposición genética que se pueda tener. Si un hombre posee parientes directos con calvicie, lo más probable es que este sufra lo mismo alcanzada cierta edad. Además, estos presentan altas cantidades de hormonas androgenéticas, que aceleran o incrementan el proceso.

Cualquiera de estas razones pueden causar alopecia, por lo que el siguiente paso es determinar el tipo específico de calvicie que se está sufriendo. Entre los tipos de calvicie encontramos:

  • Alopecia androgenética: Es, por mucho, la clase más común de calvicie, representando más del 90% de los casos de alopecia en general en hombres menores de 21 años, y 50% en mayores de 40. Se ve como una pérdida gradual en la que el cabello se torna más fino y lacio, llegando al punto de la caída total en zonas como la coronilla y las entradas, creando la conocida forma de “herradura” o “M” en hombres. En las mujeres, lo más usual es una disminución en la densidad. La alopecia androgenética también se conoce como alopecia hereditaria, por lo que se puede presentar a lo largo del árbol familiar de la persona que lo sufre.
  • Alopecia areata: Este tipo de calvicie no es específicamente hereditario, es más, su aparición no es determinada por ningún factor como este, sino en otros como el estrés. El cuero cabelludo de aquél que sufre alopecia areata se encuentra inflamado, y la caída del cabello se puede observar en parches de forma redonda que crecen paulatinamente. Suele aparecer en personas jóvenes, en alrededor de los 20 años.
  • Alopecia difusa: Esta se denomina efluvio telogénico y, al igual que la alopecia areata, el cabello se torna más fino y quebradizo, pero se enfoca solamente en la densidad del pelo, por lo que no aparecen parches de ningún tipo, simplemente disminuye la fuerza del cabello que ya se tiene hasta que se pierde y no vuelve a crecer. Es el visto en pacientes de quimioterapia y tratamientos similares, así como la mala alimentación.
  • Alopecia cicatricial: Siendo la menos común pero la que más consecuencias conlleva, en este tipo de calvicie, usualmente dada por enfermedades anteriores, el folículo piloso es reemplazado por tejido cicatricial, por lo que es imposible regenerarlo y que vuelva a crecer el pelo si no es tratado a tiempo. También puede presentarse con inflamación, enrojecimiento, descamación y dolor en el cuero cabelludo.
  • Alopecia fibrosante: El cabello afectado por la alopecia fibrosante puede durar años en presentarse de manera visible, y se vuelve débil poco a poco, en especial las áreas frontales y laterales del cuero cabelludo. Es más visto en mujeres durante la menopausia.

Otros tipos de calvicie que merecen ser nombradas son la tricotilomania, un trastorno nervioso donde la persona se remueve mechones de pecho; la alopecia traumática, la dada al usar peinados muy tensos; calvicie por hongos que causen infección; y foliculitis, donde los folículos pilosos se inflaman tanto que se destruyen y el cabello no puede crecer de nuevo.

Así como algunas de las alopecias mencionadas pueden ser curadas con tratamientos si se detectan a tiempo, o incluyo previniendo las causas dadas con anterioridad, muchas veces la única solución yace en el injerto capilar en Bogotá, solución que garantiza mejoría incluso en los casos más drásticos. Una persona que decida someterse a esta operación microquirúrgica acudirá al cirujano con el diagnóstico correcto, de manera que este pueda comenzar el procedimiento.

Cuáles son las técnicas utilizadas en un implante capilar en Bogotá

Dependiendo del tipo de alopecia diagnosticada, el cirujano procederá a elegir de entre dos tipos de procedimientos, aquél que suponga el mejor resultado para el paciente. El trasplante capilar en Bogotá puede durar entre 6 a 10 horas, convirtiéndolo en una operación relativamente extensa, también basándose en el tipo de intervención realizada. Las técnicas de injerto capilar existentes son:

  • Técnica FUT: Referida como técnica de la tira, supone la extracción de una parte del área donante, con un ancho de 1 centímetro y largo de entre 15 a 20 centímetros. Es apropiada para cualquier área y tipo o gravedad de alopecia. Esta cinta es removida de la zona donante, la cual es usualmente la parte posterior de la cabeza y es suturada de manera que la cicatriz sea imperceptible. Dividiendo en unidades foliculares la cinta extraída, quedarán grupos de dos a tres cabellos por unidad, para luego trasplantarlos hacia el área necesitada a través de incisiones menores, posicionándolos dependiendo de la dirección y densidad natural del pelo. Se vendará las zonas intervenidas por al menos dos días. Esta técnica logra un resultado natural perfecto para una gran mayoría de los casos de calvicie, además de poseer la ventaja de que no necesita rasurarse el pelo con anterioridad.
  • Técnica FUE: Con el nombre Follicular Unit Extraction o Extracción de Unidades Foliculares, se diferencia de la anterior por la manera en que dichos folículos son extraídos. Si bien en la técnica FUT se retira una tira completa del cuero cabelludo, en esta instancia, se remueven individualmente, con un tamaño promedio de 0,8 milímetros. Esta manera de realizar incisiones se denomina micropunch. La zona donante constituye aquella donde el cabello seguirá creciendo sin interrupciones, y se rasura para extraer los folículos, la zona destino siendo la que posee problemas en este sentido. Las unidades foliculares se colocan pelo por pelo en sus nuevas posiciones óptimas, usualmente la frontal o lateral del cabello, aquellas áreas más visibles, y de menor cantidad en la parte menos visible. También existe una técnica FUT nueva que involucra la robótica, siendo un brazo robótico el que remueve los folículos gracias a un software especial, sin embargo, esta versión de la técnica de injerto capilar en Bogotá es más costosa que las presentadas anteriormente.

Al terminar una operación de injerto capilar, se colocarán vendajes en el área intervenida y debido a que es un procedimiento ambulatorio, el paciente podrá volver a su casa el mismo día.

Quién puede someterse a un implante capilar en Bogotá

El paciente ideal en los casos de trasplante capilar suponen aquellos que hayan sido afectados por las causas de calvicie nombradas y padezcan cualquiera de los tipos de alopecia. Por eso, se recomienda a personas cuyo cabello esté comenzando a caerse o ya esté en un punto de calvicie avanzada, sea en parches o una densidad minimizada. Además, existe una serie de requerimientos para cualquier posible paciente que, aunque algunos no sean reglas, si cumple con este perfil supone un mejor resultado para su situación. Dichos requerimientos son:

  • Edad: El rango de edad ideal cae entre los 30 y 45 años, ya que antes de cumplir los 30 es posible que la alopecia aún no esté completamente definida, y es posible que pacientes más jóvenes deban realizarse otra cirugía años después. Para personas mayores de 45, será más difícil recuperar la densidad del cabello luego del trasplante capilar.
  • Zona donante abundante: Para que la zona receptora reciba una cantidad justa de folículos capilares, el área donante debe ser suficiente para sostener los injertos y volver a crecer por sí sola luego de la operación. Sin esta donación, no hay manera de que la persona otorgue los cabellos necesarios a las partes de calvicie en el cuero cabelludo, lo que interviene en un resultado exitoso.
  • Buena salud: Para cualquier tipo de intervención quirúrgica es necesario que el paciente tenga una salud óptima o al menos que no padezca enfermedades que puedan comprometer el procedimiento, o que causen reacciones adversas a la anestesia suministrada o sean más vulnerables a mala cicatrización o infecciones.
  • Sin enfermedades: Si el posible paciente posee alopecia debido a enfermedades dérmicas o tipos de alopecia causados por estrés como la areata u otros problemas psicológicos como la tricotilomania, es posible que el trasplante capilar no sea la respuesta inmediata, y que primero sea debido tratar las causas primordiales de la calvicie, con los tratamientos adecuados para su aflicción. Si se realizan los injertos capilares en Bogotá en esta clase de pacientes, no se resolverá la raíz del problema por lo que la calvicie puede continuar incluso después de la operación.

Antes de un injerto capilar en Bogotá

Una vez determinado si el paciente puede continuar con el procedimiento, comienza la etapa de preoperatorio, donde los preparativos llevando a la cirugía es tan importante como el durante y el después, ya que determinarán la salud de la persona al momento del injerto capilar en Bogotá, y su capacidad de lidiar con la intervención. El proceso de preoperatorio comienza con una serie de exámenes de evaluación capilar, de los cuales nombramos:

  • Tricoscopia: Parte esencial para el diagnóstico de la alopecia, supone el análisis capilar bajo un dispositivo que permita obtener la información necesaria en cuanto al estado del cuero cabelludo. No se necesita ninguna preparación previa, y se realiza ya sea “en seco”, apoyando el dispositivo directamente sobre el cabello, o utilizando un gel o líquido especial para ayudar al análisis.
  • Tricograma: Representa otra manera de analizar el pelo de un posible paciente. Esta vez, será necesario tomar una muestra, a diferencia de la tricoscopia donde no se retira ningún mechón del pelo. Con este mechón, el especialista se coloca bajo un microscopio, prestando atención a la forma e integridad de este. Algunas veces solo es necesario cortar los pelos, mientras que en otras, donde también debe observarse la raíz, deberá removerse el mechón cuidadosamente.

Además de estos, el cirujano también puede solicitar un análisis de sangre para controlar los niveles de glucosa, sodio, potasio, pruebas de hepatitis, SIDA, y en general el sangrado que se puede producir durante la cirugía; y la historia clínica del paciente, ya que sus antecedentes familiares suponen un factor importante en la alopecia.

Es requerido que el paciente ajuste sus hábitos diarios antes de un injerto capilar en Bogotá, como dejar de fumar una semana antes si la persona es fumadora, no consumir alcohol o bebidas con cafeína o nicotina, y consultar si puede continuar la toma de medicamentos, o si se debe suspender. Evitar aplicarse productos en el cabello como gel o spray, así como soluciones tópicas como es el Minoxidil, ya que esto puede producir un sangrado exagerado. Es recomendable que el paciente no realice ejercicios exhaustivos como el cardio, pero sí que comience a masajear la zona a la cual se dirigirá el trasplante, con movimientos horizontales y verticales, para estimular el área, y asegurarse que el cuero cabelludo esté en buena condición sin ningún tipo de alteraciones, ya que esto podría causar la suspensión de la cirugía.

El día de la operación el paciente debe estar en ayunas, sin consumir cualquier tipo de bebida o comida, y su última comida debe haber sido una ligera, fácil de digerir.

Después de un injerto capilar en Bogotá

El último paso de la operación supone, como ya hemos mencionado, el vendaje de la zona tratada. Una vez terminada la intervención, comenzará el proceso post operatorio. Es notable que los primeros dos días son los más importantes, y toda esta etapa tendría esta evolución:

  • Primeros días: El paciente podrá regresar a su casa el mismo día de la operación, sin embargo, deberá regresar al segundo día luego de esta para una cita de revisión, donde se deberán remover los vendajes y analizar el estado inmediato del cuero cabelludo. Es importante que antes de esta cita, el paciente no toque o lave el cabello, puesto que la primera lavaba debe estar a cargo de los especialistas, de manera que puedan ayudar a los folículos pilosos a adaptarse. Así como en el preoperatorio, los primeros tres días no está permitido hacer ejercicios muy demandantes, o consumir bebidas alcohólicas y medicinas anticoagulantes o aspirinas. También deberá mantener la cabeza elevada.
  • Primeras semanas: Es necesario evitar el contacto por el los las primeras par de semanas después de la operación. Si el paciente se realizó la técnica FUT, será requerido un segundo control al doceavo días.
  • Primeros meses: El primer mes no está permitido cortarse el pelo. El cabello comenzará a crecer ya que el cabello entra en la etapa de crecimiento de su ciclo.

Cuándo se aprecian los resultados de un injerto capilar en Bogotá

Los resultados no serán inmediatos, ya que se debe esperar a que el cabello continúe su ciclo de descanso y crecimiento, y esta evolución es relativamente lenta. Como ya mencionamos, se deben esperar unos cuantos meses para que el cabello comience a crecer paulatinamente. Incluso cuando ya esté en esta fase, el pelo nuevo puede ser menos visible y más fino que aquél en otras zonas, como es la donante, y a medida que pasa el tiempo esté se tornará más grueso y adoptará un aspecto natural que vaya con el resto del cabello de la persona. Para alcanzar una apariencia con el que el cliente se sienta satisfecho, se debe esperar entre 11 meses y un año, en el cual podrá verse el resultado final del injerto capilar en Bogotá.

Riesgos de un injerto capilar en Bogotá

Esta operación es de bajo riesgo comparada con muchas otras cirugías, pero igual que estas tienen una serie de complicaciones posibles, aunque de poca gravedad. Entre estas se incluyen:

  • Mala cicatrización: Especialmente posible en pacientes fumadores, puede que la cicatriz hecha al extraer la zona donante permanezca más visible e inflamada de lo que debería, teniendo en cuenta de que la cicatriz hecha en un trasplante capilar es casi invisible.
  • Infecciones: Por esta misma incisión en el cuero cabelludo, existirá una posibilidad de que esta se infecte y deba ser tratada inmediatamente, entorpeciendo así el post operatorio. Aumenta la probabilidad de que esto ocurra si no se mantiene una higiene adecuada.
  • Pérdida de sensibilidad: Debido a que en esta operación se involucran los nervios sobre la zona cicatricial, puede ocurrir una pérdida completa de sensibilidad en esta parte de la cabeza, aunque es poco común que ocurra, ya que la mayoría de las veces es temporal y regresa tras unas semanas.
  • Edemas faciales: El menos común de todos los riesgos mencionados, representa el cuatro o cinco por ciento de los casos, supone una hinchazón en la cara, a causa de la infiltración del suero fisiológico utilizado para disminuir el sangrado. No es permanente y lo más probable es que al par de días desparezca.

Puntos importantes en un injerto capilar en Bogotá

  • Los resultados serán más visibles y satisfactorios en personas con pelo grueso y oscuro, más aún si poseen rizos. En personas con el pelo claro y fino, puede que no se note tanto el procedimiento.
  • Algunas veces, para poder realizarse un trasplante capilar, es necesario que el paciente culmine el proceso de caída, por lo que en personas jóvenes o que apenas estén comenzando a presentar caída en el cabello deberán esperar antes de comenzar el procedimiento.
  • Si la zona destino es concreta, esto facilita el trasplante, y lo contrario ocurre cuando no hay un enfoque específico y la calvicie se encuentra dispara alrededor del cuero cabelludo.
  • El paciente deberá abstenerse de tener relaciones sexuales un par de semanas después de culminada la operación.
  • La opción de un injerto capilar en Bogotá no debe ser la primera opción, sino primero asegurarse que el tipo de alopecia que se tenga no puede ser corregido por otras medidas, como bajar el estrés o mejorar la alimentación.

La intención a largo plazo del injerto capilar en Bogotá es eliminar totalmente los parches de calvicie o la falta de densidad que produzca la alopecia en las personas, mejorando así su apariencia y aumentando su autoestima.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]