Le técnica FUE (Follicular Unit Extraction) de injerto capilar, es la más popular del mercado para tratar la alopecia.

Si bien el método clásico es de por si eficiente, cuando se utilizan cristales de zafiro se consiguen mejores resultados.

La FUE es una procedimiento quirúrgico ambulatorio en el que se extraen folículos pilosos de forma individual sin necesidad de extraer una tira de cuero cabelludo.

Esto reduce las cicatrices de la zona al mínimo y el posoperatorio es menos tardío y doloroso.

Durante el procedimiento no hay sutura, solo se tratan zonas pequeñas y medianas al momento de realizar la técnica.

Desde su implementación se convirtió en las más demandas para realizar el trasplante de cabello.

Técnica FUE Zafiro vs FUE tradicional

Si bien ya la técnica FUE resultó ser innovadora para realizar el trasplante de pelo, la FUE con hojas de zafiro es aún mejor.

Con el método zafiro, se usan hojas de dicha piedra preciosa, para abrir micro canales en la zona receptora.

Al usar el zafiro en vez de la hoja de metal, el corte es aún más preciso y el trauma mucho menor.

Hay que resaltar que la técnica FUE con zafiro y la FUE tradicional es la misma técnica, solo se diferencia por el tipo de cuchilla que se usa.

Las cuchillas de zafiro además minimiza la formación de costras durante la recuperación.

Con esta hojilla de piedra preciosa, además se obtiene más maniobrabilidad en el ángulo y la dirección del corte, lo que repercute en el crecimiento del cabello, vital para lograr una apariencia más natural luego de la intervención.

Con la de zafiro, el corte tiene un aspecto de rombo, mientras que con la hoja de metal, el corte es más rectangular.

Algunos expertos afirman que usar el zafiro es una forma más efectiva de lograr los micro canales adecuados para el trasplante de cabello.

Otra de las diferencias entre la FUE con zafiro y la FUE tradicional, es que la primera permite la apertura de micro canales más cercanos, lo que significa mayor cantidad de cabello implantado y al final un mejor resultado.  

Esta técnica se caracteriza además por no hacer daño en la zona donante, ya que se emplea una herramienta llamada ‘punch’ o perforador, que obtiene el implante de manera muy cuidada.

Los ‘punch’ se usan para extraer los folículos capilares que tiene un grosor no mayor a los 0,8 mm.

Extracción de folículos capilares

Como ya mencionamos anteriormente, la FUE de zafiro y la tradicional son la misma técnica con distintas herramientas, es por eso que la extracción de los folículos capilares donantes se hacen de la misma forma.

Normalmente se emplea un ‘punch’ de 0,8 mm, ya que se adapta a los diferentes diámetros de las unidades foliculares.

La ventaja del ‘punch’ es que deja micro cicatrices casi indetectables, cuya curación es muy rápida.

El punch se introduce en la piel, hace un suave giro y al mismo tiempo genera una leve presión. Esto permite controlar la profundidad para lograr extraer el folículo.

Hay que tener en cuenta además que al implantar un folículo capilar, este no debe hacerse de manera lineal, sino que debe seguir un ángulo y profundidad para garantizar el correcto crecimiento.

¿Cuándo se debe aplicar la FUE de zafiro?

Reiteramos, es la misma técnica pero con diferentes herramientas. Pero, dichas herramientas permite conseguir un resultado diferente.

La FUE zafiro se recomienda cuando el paciente presenta las siguientes características o desea estos resultados:

  • Cuando se intentan camuflar cicatrices o marcas de nacimiento
  • Cuando la persona desea llevar el cabello corto
  • Cuando el área a tratar es muy pequeña
  • Cuando el paciente desea reintegrarse a su rutina más rápido.
  • Cuando la zona donante, como la barba, presenta cicatrices lineales
Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]