El trasplante de cabello o injerto capilar, está destinado a curar la alopecia que pueden llegar a padecer tanto hombres como mujeres.

Algunos, quienes piensan optar por este tratamiento, se preguntan ¿cómo es? ¿De qué se trata? ¿Puedo hacérmelo?

Aquí te diremos como es el procedimiento paso a paso:

Lo primero es una evaluación. Ir hasta una clínica donde el especialista te dirá que tipo de alopecia sufres y si eres o no candidato para un trasplante de cabello.

Tienes que tener en cuenta que para realizar un injerto capilar, debes tener una zona donde la alopecia no haya llegado. Normalmente es la nuca la que se usa como zona donante.

Luego de esto, y que el paciente se decida por el trasplante, viene la preparación.

Lo primero, debes suspender cualquier medicamento anticoagulante una semana antes de la cirugía. Además debes informar si tomas algún tipo de medicina para tratar la hipertensión o la diabetes.

Debes tener un ayuno de por lo menos seis horas antes de someterse a la cirugía.

Recuerda además que esto es un procedimiento ambulatorio, es decir entras caminando y sales caminando. Aunque se recomienda estar acompañado para el regreso a casa.

En la clínica las enfermeras te despojarán de la ropa y te colocarán una bata quirúrgica. Luego te llevarán al quirófano, donde comenzarán los preparativos para la cirugía.

Procederán a raparte la cabeza en la zona donante, esto permitirá que los folículos pilosos queden mas al descubierto y su extracción sea más fácil.

Luego, un anestesiólogo aplicará la anestesia local, que se expandirá por todo el cuero cabelludo, por lo que sentirás un leve pinchazo.

Aquí es donde se comenzará a aplicar alguna de las técnicas, dependiendo de la que hayas elegido para el procedimiento.

Para extraer el cabello, te colocaran boca abajo en una camilla, dejando al descubierto la nuca.

Para la técnica la FUSS (Folicular Unit Strip Surgery), con un bisturí removerán una tira de cuero cabelludo con todo y pelo, que luego será colocada en un microscopio para retirar uno a uno los folículos capilares.

Con esta técnica el especialista logra obtener de un golpe cientos de folículos pilosos que luego serán separados para saber cuál es más beneficioso para la zona con alopecia.

La cicatriz que deja esta técnica es mínima y poco perceptible, a menos que decidas llevar un corte de cabello muy bajo en un futuro.

Si te decides por la Técnica FUE (Folicular Unit Extraction), entonces la extracción se hará con una máquina especial que retira uno a uno los folículos pilosos en una perfecta línea.

Esta técnica es más laboriosa, pero el trauma es menor al igual y se obtienen menos injertos, aunque se cuidan más.

Con la FUE, el área rapada también será mayor, teniendo en cuenta que la máquina necesita espacio para poder extraer.

Si optaste por la Técnica DHI, este es un procedimiento innovador que usa lo último en tecnología para que el proceso de trasplante capilar sea menos traumático.

Con la DHI, se usa un instrumento llamado Implanter Choi, con el cual se logra obtener el injerto de la zona donante y de una vez colocarlo en la zona con alopecia.

El Choi realiza la abertura del microcanal y la colocación del injerto.

Esta técnica es la preferida y recomendada en mujeres, ya que no se necesita rapar, aunque para optar por ella debes pasar una serie de exámenes para saber si eres candidato.

Implantes con FUSS o FUE

Una vez extraídos los folículos pilosos y divididos, llegó la hora de comenzar con la implantación.

Aquellos injertos en los que solo se logró sacar 1 o dos cabellos, se colocarán en la primera línea de la frente.

Aquellos que tengan cuatro o seis cabellos, serán usados en la zona con mayor grado de alopecia.

Para implantarlos, se utiliza un tipo de anestesia conocida como tumescente, que es inyectar un volumen amplio de líquido debajo del cuero cabelludo.

Ahora, el especialista comenzará a realizar incisiones milimétricas, como especia de canales, donde irán los folículos pilosos.

Para implantarlos, se usa una pinza milimétrica, que luego de colocarlos se desentiende del injerto y lo deja fijo en la cabeza.

Aquí es donde el procedimiento más tarda, teniendo en cuenta que puede llegar a extenderse hasta seis horas.

Luego de esto, comenzará tu proceso de recuperación. Los primeros días sentirás inflamación y comenzarán a salir costras, pero esto es normal.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]